Un fin de semana de sidra, amistad y nuevos destinos

Spread the love

Primero, un poco de definición:

Sagardotegi: La sidrería vasca.

La sagardotegi (sidrería vasca) es uno de los secretos mejor guardados de la región. La sidra servida de enormes barricas y los chuletones tan grandes como tu cabeza son solo el comienzo de una experiencia inolvidable.

Hay una larga tradición de producción de sidra (sagardo en euskera) en el País Vasco, la cual se remonta al siglo XI. La sidrería (sagardotegi en euskera) es el lugar al que originalmente iba la gente de los alrededores a degustar y comprar sidra. Era costumbre llevar algo de comida para no beber con el estómago vacío. Con el tiempo, se convirtió en la tradición de la sagardotegi funcionando también como restaurante y lugar de reuniones sociales.

Hoy en día, las sidrerías son en su mayoría grandes casas en el campo situadas normalmente en Gipuzkoa, alrededor de San Sebastián. Sin embargo, hay sidrerías repartidas por todo el País Vasco. Por unos 25 – 30 € recibirás un menú típico que normalmente consta de:

Primer plato: tortilla de bacalao
Segundo plato: bacalao al pil pil
Tercer plato: chuletón
Postre: nueces con queso de la región y membrillo

Mi historia en el Sagardotegi comienza en febrero cuando una amiga catalana me invita a ir, con un grupo de conocidos, a San Sebastián para asistir a uno de estos eventos. Sin mucha más información sobre qué trataba, cuándo sería y otras preguntas más, sin darle mucho pensamiento me apunté por el hecho de conocer más sobre las diferentes culturas dentro de España.

Pasaron los días y seguía sin saber mucho más sobre lo que sucedería hasta que fui agregado a un grupo en Whatsapp y leí por primera vez el término “Sagardotegi”. Fue en ese momento que puede buscar por internet y el entusiasmo por lo que venía comenzaron a crecer a pasos gigantes.

El grupo de Whatsapp en un principio parecía desierto pero conforme la fecha se acercaba comenzaron los mensajes a llegar, todos poniendo información, preguntas, opiniones y propuestas. Todo en catalán, mi primera experiencia con gente que conocía poco o nada y sin que nadie me tradujera nada.

Se llega el día viernes 10 de marzo y nos reunimos en BarTuCall, la primera en presentarse fue mi amiga y poco a poco fueron llegando los demás. Unos minutos después de las 17h comenzamos el viaje hasta San Sebastian (cooficialmente en euskera: Donostia), aproximadamente a 570 kms. Una parada técnica para repostar gasolina, otra para cenar y finalmente llegamos, alrededor de la 1h del sábado a nuestro primer destino.

El hostal, A room in the city, bastante normal con muchas habitaciones compartidas, 4 niveles: -1: parecía una habitación gigante, un espacio común con varios puffs, sofás, sillas, ordenadores y máquinas expendedoras donde los alojados podíamos bajar a pasar el tiempo. 0: Entrada/Salida del hostal y donde, al parecer, se encuentran las habitaciones más grandes. 1 y 2: La mayoría de las habitaciones distribuidas y el acceso a la azotea la cuál fue un buen lugar donde pasar el tiempo a pesar del frío que hacía cuando subí.

El sábado por la mañana salimos del hostel en búsqueda del café para revivir. Caminamos un par de calles y llegamos a la catedral.

La catedral del Buen Pastor de San Sebastián

La catedral del Buen Pastor de San Sebastián (Guipúzcoa, País Vasco, España) es la sede de la diócesis de San Sebastián, perteneciente a la archidiócesis de Pamplona. El edificio religioso más notorio de la capital guipuzcoana, dotado de una acusada verticalidad, y el más grande de Guipúzcoa, su construcción tuvo lugar en los últimos años del siglo XIX en un estilo historicista neogótico. Desde 1953 ostenta el rango de catedral.

Luego de el tan necesario café para iniciar el día, y un trozo de coca para celebrar el cumpleaños de uno de los integrantes del grupo, comenzamos a caminar hacia “la concha”.

La playa de la Concha es una playa situada en la bahía de la Concha de la ciudad de San Sebastián (España). Es una de las playas urbanas más famosas de todo el país.

Al lado de la playa se encuentra la Plaza de Cervantes con una escultura de Don Quijote y Sancho Panza.

Ya a las 12h comenzamos a caminar por las calles de San Sebastián y una de las cosas que se notan es la limpieza de la ciudad, las calles totalmente limpias. Llegamos a un barrio en búsqueda de algún bar para tomar una cañita y pasar el tiempo. A las 13h comenzamos el viaje hacia la sidrería donde pasaríamos la tarde.

Por un error de comunicación uno de los tres taxis en los que nos desplazamos, en el que yo iba específicamente y el primero en salir, nos dirigimos a otra dirección. La idea era pagar 25€ de taxi y cuando el taxímetro marcaba 30€ decidimos caminar hasta la dirección que teníamos, atravesando un poco de campo y viendo una naturaleza increíble. El error lo disfruté con la naturaleza!

La sidrería existió, pero ya no funciona

Luego de ello llegamos a la lugar correcto y es impresionante la cantidad de gente que va llegando. Entro al sitio y son varios tablones con espacios previamente reservados, esperaba ver los barriles de sidra que había visto en mis búsquedas por internet pero me encontré con algo un poco diferente.

Luego de una tarde de comida y sidra, ya entrada la noche nos dirigimos a Hernani.

Hernani es una villa de Guipúzcoa, perteneciente a la Comarca de San Sebastián, en la comunidad autónoma del País Vasco. Está situada a una distancia de 5 km de San Sebastián

Bares a tope, mucha música, calles llenas de gente y muy buen ambiente.

En fin, un fin de semana muy interesante junto a un grupo de catalanes que no les importó que no hablara su idioma y quienes me trataron muy bien. Un gusto enorme de haberos conocido y compartido. Moltes gràcies J., R., GSF., G., Ag., Ar., i por descomptat L.!

Deja un comentario